El sábado nos tocaba viajar a Huesca para enfrentarnos al Quebrantahuesos Rugby Club en un partido aplazado de la jornada 5 de la liga de tercera. Esta vez había que madrugar mas de lo habitual pero puntuales partía la expedición con los efectivos justos para dar batalla: 15 jugadores, 1 entrenador, 1 delegado, 3 entusiastas seguidores y una jugadora lesionada dispuesta a colaborar en lo que fuese.


Luego de un viaje tranquilo llegábamos en horario al club para disputar el partido. El calor era de verano y los mosquitos también. Hicimos una buena entrada en calor y el día invitaba a jugar. Un sol radiante, un campo de césped natural en muy buenas condiciones y todo listo para disfrutar.
Pero, lamentablemente, a partir del pitido inicial poco para contar.

El rival era muy flojo y, si a eso le sumamos que nosotros presentábamos el equipo B mas fuerte del año, la diferencia fue demasiado abrumadora. De nuestro juego, poco a resaltar, había muy poca oposición y los quiebres se producían muy pronto, sin necesidad de fases. Desconcentraciones hubo muchas, entendibles por como se daba el desarrollo del juego.
Agradecer al equipo anfitrión por no haber bajado  los brazos en ningún momento y por el trato recibido y al arbitro por su predisposición para colaborar en todo momento.
Por ultimo, felicitar a nuestros jugadores por el triunfo y por su buen comportamiento durante el viaje.