Nuestro segundo equipo se trasladaba hasta pistas universitarias para medirse ante el equipo local. Bajas de último momento nos dejaba en inferioridad de condiciones y salíamos al campo con 14 jugadores. Si bien el CEU demostraba su supremacía en el desarollo del juego, también es verdad que nuestros jóvenes lo daban todo y se plantaban seguido en campo rival. De hecho, muchas de las marcas recibidas llegaban tras francos ataques visitantes que, tras fallar el último pase, propiciaban contraataques demoledores que inflaban el marcador. El partido tuvo siempre la misma tónica, nosotros atacábamos, fallábamos y ellos nos pasaban factura sin miramientos. Pese a todo, en ningún momento nuestros jugadores bajaron los brazos y siguieron luchando jugada tras jugada. El premio llegó en los últimos momentos cuando, finalmente, la insistencia dio sus frutos y conseguimos la marca tan merecida.

Enhorabuena a los 2 equipos vencedores y gracias a los 2 árbitos que hicieron muy bien su trabajo.