Tras la dureza del partido pasado, arrancamos la semana con buenos entrenos y buena disposición por parte de todos para seguir avanzando.

Mañana de sábado y 21 apasionados de éste deporte junto al staff y supporters nos encarrilamos rumbo a la “Teixonera”, hogar de nuestro rival. Las ganas de jugar se notaban en el ambiente, seriedad en el vestuario y un gran calentamiento, buenos ingredientes para la previa de la batalla.

Pitido inicial y en los primeros compases bueno, en los segundos también… parecía que nuestros delfines aún estuvieran durmiendo a pierna suelta en sus respectivas camas. Mientras, el barça planteaba un juego dinámico y con ganas de avanzar y ganar el partido. La sucesión de malas decisiones, la falta de ganas y la invisible puesta de nuestro juego, hizo que nuestro rival se creciera y anotara marcas aprovechando nuestros errores. Despertamos tarde, en fases contínuas pero aisladas y el trabajo de pocos, no fue suficiente. Final del partido y el silencio del estiramiento lo decía todo.

Dar las gracias a todos por hacer posible esta jornada de rugby.