Asumimos nuestra realidad, contamos con 18 jugadores para enfrentarnos al ” temido” SantBoi, digno rival el cual usará todas sus armas para hacerse con el partido.
Y así fue….el partido estaba perdido desde el calentamiento, mejor dicho desde que cada uno se levantó de su cama…
El miedo y los prejuicios son factores muy negativos en el día a día de las personas. Restan motivación, minimizan las cualidades e incluso perjudican a terceros.
Aparte de aprender a jugar a Rugby, hay que saber gestionar estas emociones que restan y saber darles la vuelta para lograr avanzar individualmente y así ayudar al equipo.
Roza lo imposible ante esta tesitura, que con menos de la mitad del equipo titular dejándose la piel, se pueda disfrutar o ganar.
Hoy no es día para habar del partido. Es día de reflexionar cada uno sobre el compromiso y sacrificio que tenéis por el equipo.

Pd: Todo esfuerzo tiene su recompensa!!