La jornada 8 nos tocaba viajar a la Teixonera para enfrentarnos contra el F.C. Barcelona. Al principio de la segunda fase el partido estaba anotado como un compromiso asequible. Como cambian las cosas en un par de semanas. El Barça venía de sendas victorias contra el Sant Boi y el CRUC, terceros y segundos clasificados, respectivamente. Se habían metido de frente en la lucha por una plaza en semifinales. Ganando nos metíamos en el tercer puesto con el destino en nuestras manos… perdiendo nos arriesgábamos a quedarnos fuera de las semis por completo. Todo sea dicho, con este panorama, poca motivación haría falta tanto para unos como para otros. El entreno de martes se marcó por el temporal de nieve, aceptable asistencia considerando las condiciones climáticas. Por lo menos los que decidieron enfrentarse a la madre natura le pusieron ganas y esfuerzo en el entreno. Jueves y parecía que habíamos cambiado de país. Buena temperatura, aunque lo que el martes era nieve, el jueves se convertiría en lluvia. La suerte es que la lluvia los engañó a todos ya que no empezó hasta medio entreno. Buena asistencia, y más importante, buena actitud. Aprovecho para dar las gracias a los compañeros del sub 18 por echarnos una mano los dos días, fuisteis de gran ayuda ;-). El viernes por la tarde nos enteramos por casualidad que el partido se retrasa de las 14:45 a las 16:15. Ya podéis imaginar a un servidor con mensajes y llamadas toda la tarde y noche. Al final el cambio nos provoca dos bajas, pero así es la vida.

Llega el sábado y como siempre, “casi” todos puntuales. Lo bueno es que llegamos todos a la Teixionera a la hora, lo mejor, el gran grupo de padres que acompañan a sus hijos. Los elegidos serían Devon, Oliver C, Pedro, Zak, Pierre, Pol R, David, Imanol, Oliver A, Hugo, Pol V, Noah, Luka, Aarón y Massimo. El banco lo formarían Pablo, Charly, Arnau y Juan. El calentamiento me asusta. Por primera vez en la temporada veo a 19 jugadores realmente enchufados y con caras de comerse el mundo.

Arranca el partido y los chicos salen como calentaron, a tope. Los dos equipos saben lo que se juegan y quizá por eso los inicios son de muy alta intensidad, pero con errores de los dos bandos. Llega el minuto 5 y de un golpe de castigo a medio campo aparece el más listo de la clase. Noah coge el balón y… se fue! Quiebro tras quiebro acaba bajo palos, y Oliver A convierte, 0-7. Poco tarda el Barça en recortar. Un golpe a su favor a 40 m y su pateador no duda en chutar a palos. Que lujo de pateador, recorta distancias 3-7. Llegados el minuto 16 y tras jugadas de nivel nos encontramos con posesión a 10 metros de la línea contraria. Sorprendente, aún no sabemos si por diseño o por suerte, los chicos siguen el plan de juego hasta que Pierre entra cerca de palos, otra conversión y nos ponemos delante 3-14. Todo parece ir sobre ruedas. Pero como en todas las historias dramáticas llegan actuaciones puntuales con la capacidad de cambiar el signo del partido. En el minuto 31 el Barça tiene un golpe a favor. Mira que sabíamos que el chaval siempre pisa para dentro, pero la falta de concentración provoca el ensayo convertido, 10-14. Y para culminar los males, otro golpe de castigo en el último minuto de la primera parte, a palos y llegamos al descanso 13-14. Parece imposible, pero habiendo dominado gran parte del partido solo vamos por delante por un solo punto.

Aspectos a corregir en la segunda parte, golpes innecesarios, perdidas de posesión y concentración defensiva. Estamos bien, pero los errores se pagan caros.

Empieza la segunda parte y el mismo guion que la primera parte, mucha intensidad acompañado de muchos errores. Al minuto tres y una pérdida de balón en nuestro campo teóricamente inofensiva. Pues de la melé, primer despiste defensivo de nuestro siempre fiable 7 y nuestros centros y su jugador estrella ensaya, mal menor y fallan la transformación. Nos adelantan por primera vez 18-14. Simple mensaje bajo palos, tienen 30 minutos para arreglarlo. Poco a poco por fin nuestro dominio en el terreno de juego se nota y nos avanzamos después de una gran jugada de equipo finalizada por Aarón en la banda. Luego un capitán enfadado aprovecha la salida de una melé con un ensayo de rabia pura, conversión y nos encontramos 18-26. Pero el Barça sabe lo que se juega y no se rinde. Golpe de castigo y se mete a cinco, 21-26, hay partido hasta el final. Los últimos 10 minutos son una batalla campal, sin ninguno dando su brazo a torcer. Los nuestros aguantan ola tras ola de ataque provocando errores al contrario debido puramente a la intensidad de la defensa Sitgetana. Por fin llega el silbato final con el resultado final 21-26. Gran partido de los dos equipos. Nos aseguramos un puesto entre los mejores cuatro y solo dependemos de nosotros mismos aguantar la tercera plaza y evitar bailar con la más fea en las semifinales.

Quiero aprovechar para disculparme a los que ocuparon un puesto en la banda por no poder haberles dado entrada al partido. Los cambios originalmente previstos se torcieron debido a tarjetas (gracias David y Zak), y la intensidad del último tercio del partido. Algunos se lo tomaron en el espíritu de equipo y otros, espero que con la cabeza fría lo verán desde otro punto de vista. Somos un equipo y todos trabajamos para lo mejor para el equipo. Todos somos importantes independientemente de nuestro protagonismo. Ahora nos quedan dos compromisos durísimos antes de semis donde haremos falta todos.

Acabo deseando lo mejor a la selección Catalana que juega la final este próximo domingo, en especial a los afortunados de nuestro club que nos representarán.

Visca R.C. Sitges y visca la Selecció Catalana!

David C.