El fin de semana tuvimos la oportunidad de disfrutar de unos de los torneos más prestigiosos de España. Fueron 2 días a pleno rugby donde los jugadores pudieron medirse ante varios de los mejores clubes de la categoría.

Nuestro sub16 llegaba a la competición si saber bien cuál era su verdadero nivel, debido a una pésima primera vuelta catalana, en la que la disparidad de niveles entre los equipos participantes no era buena ni para fuertes ni para no tan fuertes.

Así las cosas, nos dispusimos a darlo todo y ver donde estábamos parados. El primer partido de la primera jornada era contra Sant Boi, equipo que por historia y cercanía es una rival al que siempre se le quiere ganar. Mentalizamos al equipo para entrar en competición y, visto lo visto, probablemente nos hayamos pasado de revoluciones. El equipo entró al campo con un afán excesivo, con ganas de llevarse al rival por delante, pero cometiendo todos los errores posibles. Así las cosas, el partido era parejo pero con leve dominio de la Santboiana, aunque más por errores propios que por virtudes de los del Baix Llobregat. Fallo tras fallo llegamos a los últimos minutos del encuentro perdiendo por un ensayo aunque en franco ataque.  Los nervios hacían más de 20 minutos que nos estaban jugando una muy mala pasada pero, así y todo, nuestro ímpetu pudo canalizarse en el ensayo tan esperado que nos daba la victoria. Conversión y pitido final!

El segundo partido era frente a otro histórico del rugby español. Nada más y nada menos que frente al Salvador de Valladolid. Lo más rescatable del primer partido había sido sacarnos los nervios del debut. A peor no podíamos ir y así se lo hicimos saber a los jugadores. No hizo falta explicarles mucho ya que ellos mismos eran conscientes de como se había desarrollado el primer partido. Los chicos entraron muy concentrados y el partido era excesivamente parejo. Por momentos proponían ellos y por momentos atacábamos nosotros. Las fuerzas estaban muy igualadas y el desarrollo del partido se llevaba a cabo entre ambas 25, sin claras llegadas a zona de peligro. Pero en una jugada bien armada por los vallisoletanos pudieron perforar un par de placajes y llegaron al ensayo. El partido siguió igual de parejo, con el Sitges dándolo todo, pero bien aguantado por El Salvador. El árbitro pitaba al minuto 23 y la victoria quedaba del lado blanquinegro. El mensaje postpartido era unánime: los partidos ante buenos equipos se definen por detalles.

El tercer y último partido de la jornada definía quién clasificaba para jugar por el oro y quién por la plata. Era una final anticipada versus el Liceo Francés de Madrid. Era a todo o nada! Aunque, probablemente, solo unos pocos lo entendimos así. Salimos a ver que pasaba, dejamos la iniciativa al contrario y nos quedamos a esperar que la magia de algún iluminado sacara el partido adelante. El Liceo sacó ventaja de dos marcas faltando 5 minutos para el final. Ahí pareció que los jugadores se daban cuenta que nos quedábamos con las manos vacías y comenzaron a apretar. Pero ya era tarde, no había tiempo para la proeza. Marcamos un ensayo que nos dejaba abajo por 7 puntos y con un par de minutos por jugar. No fue suficiente, nos quedamos fuera de las semifinales.

La segunda jornada comenzaba temprano con un partido contra el CRC Madrid. Los jugadores salían a levantar el palo que había significado quedar fuera de las semifinales. Salieron bien predispuestos, aunque un ensayo tempranero de los de Madrid nos dejaba abajo en el marcador. Por suerte esta vez sí teníamos tiempo para reflotar el partido y así lo hicimos. Tras dos marcas, la última con el último suspiro, nos imponíamos y a jugar por el quinto puesto.

El partido final era versus el CAU de Valencia. Entramos a la cancha distendidos pero serios, saliendo dispuestos a disfrutar y sin presiones, el torneo llegaba al final y teníamos la sensación que no habíamos demostrado todo lo que podíamos. El partido arrancó muy bien desde el primer minuto, con un Sitges que proponía y un CAU que también mostraba lo suyo. Al igual que durante todo el torneo, la disputa era leal y pareja. Pero esta vez el Sitges se había liberado de sus ataduras y el rugby creativo fluía. Pudimos marcar dos ensayos contra solo uno de ellos que nos daba una victoria merecida y pasajes de muy buen rugby. Ahora sí los chicos podían salir con una sonrisa en el rostro.

Las posiciones finales fueron:

  • CR Sant Cugat
  • El Salvador
  • CR Liceo Francés
  • VRAC
  • RC Sitges
  • CAU Valencia
  • CRC Madrid
  • UE Santboiana

La experiencia fue excelente, la organización de primera, el nivel de los equipos muy parejos.

Felicitamos al equipo campeón y agradecemos al CR Sant Cugat y a los clubes fundadores del torneo por la invitación!!! Un placer haber podido participar.

Hasta la próxima.