Ver Fotos

Primero de todo empiezo con una disculpa/advertencia: esto va pa largo.

Llegó el partido más importante de la temporada, la semifinal del campeonato contra el CRUC que nos había ganado la partida en los dos enfrentamientos de la fase regular. Tres semanas para preparar desde la terminación de dicha fase. Uno diría “mucho tiempo para preparar”, pero no. Dos semanas de vacaciones escolares por semana santa, final de selecciones autonómicas (con 5 de los nuestros, por cierto, enhorabuena por el segundo puesto chicos) y partido del B la semana antes del gran evento. Las primeras dos semanas se caracterizan por las ausencias debido a las vacaciones. No pasa nada, buena oportunidad para que los chicos que están tocados se recuperen. En la semana previa de la semi todo cambia, ya toca ponernos serios. El éxito o fracaso de toda una temporada de trabajo se determinaría en un partido, que cruel que puede ser el deporte. El equipo técnico decidimos no traspasar la presión a los chicos, la presión nos la comeríamos mi compi, David I, y yo. Así que encaramos la semana de forma distinta. Nada de presión a los chicos, tranquilidad y mínimo contacto, solo dedicarnos a practicar el sistema de juego e intentar tener las ideas claras para el gran día. Incorporamos un entreno adicional el viernes sólo para los 23 convocados. Apostamos por un par de cambios posicionales algo radicales. Sobre las 13:30 del sábado sabríamos si la apuesta era acertada o no. Tenemos a varios jugadores tocados, ninguno más importante que Massimo y su pierna de cristal. El niño quiere jugar, pero todo dependerá de sus sensaciones el sábado por la mañana. Ningún problema, sabiéndolo practicamos con el plan B.

Llega el día de la verdad. Los elegidos: Devon, Oliver C, Pierre, Zak, Imanol (C), David, Pedro, Pol R, Max, Noah, Pol V, Massimo, Luka, Aarón y Hugo. Los suplentes serían Nacho, Charly, Joan, Victor, Marcos, Oliver A, Juan y Nico. Todos convocados a las 9:30 ya vestidos para jugar y repasamos detalles y nos aseguramos de que todos saben lo que tienen que hacer. Suelo dejar las anécdotas para el final pero… Primera hora de la mañana y recibo una llamada de la madre de Devon. Pensaba que iba a ser sobre la condición de Devon ya que había estado con complicaciones de estómago toda la semana, pero no, tiene el hombro seriamente tocado y el chaval no me había dicho nada (estos veganos me van a matar). Hablo con Devon y reconoce que no está fino pero que no se quiere perder el partido bajo ninguna circunstancia. Y luego está Massimo. No me fío de su palabra cuando me dice que está bien. Está sospechosamente sonriente y entusiástico. Así que le digo que no juega, que no estoy dispuesto a arriesgarlo. El cambio en sus ojos de la alegría a la devastación total, un servidor no tenía el corazón para negarle participar en el partido, así que “aguanta lo que puedas chaval”. Si me quedaba alguna duda de si los chicos estaban dispuestos a morir en el campo, Devon y Massimo me la quitaron. Otra, en la noche anterior me entró una sensación de que íbamos a tener problemas logísticos al llegar a Castelldefels. Así que decidimos abrir el vestuario y repartir las camisetas en NUESTRA casa. Camisetas repartidas y todos hacía Castelldefels. Llegamos con tiempo y efectivamente, no tenemos vestuario hasta media hora antes del partido. No pasa nada, a los chicos solo les hace falta ponerse las botas y el bucal. Calentamiento siguiendo la misma tónica de toda la semana, tranquilos e ideas claras. Poco a poco vamos subiendo la intensidad hasta que llega el momento de la verdad, toda la temporada dependería de los siguientes 70 minutos.

Consignas sencillas: seguir el plan de juego, disciplina, y cuando las cosas se tuercen nos juntamos, respiramos y arreglamos. El árbitro pita el silbato y empieza el espectáculo. Desde el inicio se ve que los dos equipos han preparado el partido a fondo. Nosotros tenemos varias ocasiones para adelantarnos en el marcador a través de golpes de castigo, pero decidimos seguir jugando. Mirando atrás quizá no fue la mejor idea ya que el partido lo dominaba claramente la defensa de los dos equipos (jaja, a los entendidos, ahórrense los comentarios). Tanto es el dominio defensivo que llegamos al descanso 0-0! En el descanso tranquilidad y énfasis en arreglar cuatro cositas, seguir creyendo en el sistema, seguir placándolo todo, seguir, seguir y seguir. Cuatro minutos dentro de la segunda parte y golpe de castigo a favor, ahora ya toca inaugurar el marcador y Pol V la clava, 0-3, Pero la idea de no chutar a palos en la primera parte era porque no queríamos jugar el partido en nuestro campo. Efectivamente después del golpe de Pol el CRUC se instala en nuestro campo hasta que en el minuto 44 cometemos una infracción y ellos deciden empatar el marcador, 3-3. No pasa nada, sabemos que vamos a tener que sufrir hasta el minuto 70. Poco a poco, quizá debido a la intensidad, quizá al cansancio, empezamos a perder la disciplina y nos sale caro. Perdemos el respeto por la pelota y cometemos infracciones. Al final la potente delantera del CRUC consigue romper nuestra línea defensiva y ensayan en el minuto 48. Conversión fallada y 8-3. Necesitamos piernas frescas en la delantera así que entra Victor por Devon. Queda mucho tiempo, pero hay que volver al plan y a la disciplina. No es tan fácil, seguimos perdiendo balones y regalando posesión al CRUC, seguramente la lluvia no ayudó, pero llovía para los dos equipos. A falta de 10 minutos el CRUC vuelve a ensayar. 13-3 y la cosa está realmente complicada. Mientras el pateador del CRUC intenta transformar voy haciendo el camino al in-gol pensando “qué le digo a los chavales para convencerles de que aún hay partido?”. Llego a los chavales, están todos arropados en un círculo y el Capitán está soltando un discurso para todos los tiempos. No hace falta que les diga nada, solo recalcarles… 10 minutos, 2 ensayos. Solo de ver las 15 caras vuelvo hacía el banco pensando, “estos chicos no pierden ni que los maten!”. Por cierto, alguna vez he mencionado que, si estos chicos tienen algo, es ORGULLO? Empieza la fiesta y los nuestros se ponen las pilas, no van a morir pensando en lo que podría haber sido. Enseguida Pierre ensaya después de una gran fase de continuidad de juego y Pol V la vuelve a clavar, 13-10 y pisando fuerte. Contra tiempo, Luka que hasta el momento había sido el más peligroso tiene la rodilla golpeada y tiene que retirarse del campo. Entra Juan que está nervioso, pero todos confiamos en él. Quedan siete minutos y los chicos no paran de presionar hasta recuperar el balón. Una vez tenemos el óvalo lo convertimos en nuestra propiedad y es un ataque implacable hasta que Aarón rompe la línea y ensaya. Pol falla la conversión y vamos 13-15 a falta de cuatro minutos! Cabezas claras y a gestionar los últimos minutos. Con sólo 2 puntos de ventaja cualquier falta de disciplina nos puede costar el partido (gracias por la emoción Pol). El CRUC lo echa todo, pero nuestra defensa y DISCIPLINA aguanta hasta el final. El árbitro pita el final y explota la emoción, 13-15 y nos volvemos a meter en la final por segundo año consecutivo!!! Que partidazo que acabamos de presenciar.

Hoy toca Uno x Uno (lo siento).

  1. Devon: Todo lo hace al 100% sin respeto a su propio cuerpo. Luchó hasta que ya no aguantaba más.
  2. Oliver C: De los jugadores que solo los entrenadores aprecian su labor. Lo placó todo, siempre metido en la lucha del ruck, acertado en el lanzamiento de la touch y aguantando el tipo en la melé contra chicos que le doblaban el tamaño.
  3. Pierre: Que lujo tener un jugador tan grande y fuerte con manos que ya le gustaría a cualquier 10. Jugando duro en la delantera e incorporándose a la línea con criterio. Aún no sé cómo aguantó todo el partido.
  4. Zak: El Angry Englishman firmó su mejor partido de la temporada. Placando duro y corriendo balón en mano con un propósito impresionante.
  5. Imanol: Le dije que necesitábamos el gran Capitán más que nunca y no defraudó. Placando con una dureza increíble y rompiendo la línea a su antojo. Pero su golpe maestro fue su discurso después de encajar el segundo ensayo del CRUC, admirable.
  6. David: Nuestro perro de presa tenía un labor y lo cumplió de forma insultante. Su presión y despliegue en defensa para enmarcar. No sé de dónde saca los pulmones.
  7. Pedro: Otro con un labor crucial. Era nuestro antídoto contra su gran referente de la delantera y le ganó la partida bien ganada. Encima le sobró energía para meterse en el ataque con sus típicas embestidas una y otra vez. Ni idea de dónde saca la energía.
  8. Pol R: Todos sabemos de su carisma en ataque al igual que sabemos que su defensa no es de lo mejorcito. Pues a alguien se le olvidó decirle que es mal placador, el chaval lo placó todo! Incansable tanto en ataque cómo en defensa.
  9. Max: Debido a las características del contrario apostamos por nuestro medio melé más agresivo con la contrapartida de su pase que en ocasiones nos pone algo nerviosos. Se metió donde hiciera falta para sacar balones y su defensa alrededor del ruck contra una delantera tan imponente es de un coraje que no cabe en un cuerpo tan pequeño.
  10. Noah: Nuestra apuesta más arriesgada. Es el más listo de la clase y también el más caótico (como dicen: una de cal, una de arena). Imprevisible cómo siempre pero organizador cómo nunca le habíamos visto. Constantemente poniendo el contrario en duda en ataque y placando todo lo que le venía en defensa (y eso que es mal placador). Partidazo.
  11. Pol V.: Impenetrable en defensa y corriendo tan duro como siempre en ataque. Supo mantener la calma bajo la inmensa responsabilidad de chutar a palos, se puede decir que su bota fue la diferencia entre los dos equipos.
  12. Massimo: Cualquiera diría que tenía la pierna mal. Defensivamente sólido como siempre y atacando con la misma agresividad de siempre. Aguantó todo el partido a pesar de su pierna, impresionante.
  13. Luka: Su comunicación y sensatez en una línea lleno de anarquistas es importantísimo. Después del último partido contra el CRUC tenía una cuenta pendiente con su opuesto. Cuenta saldada. Fue quien más peligro creó en ataque y no dejó pasar a nadie. Entre Massimo y él dominaron el centro del campo.
  14. Aarón: Cada vez que tocaba el balón el contrario temblaba. Otro que jugó su mejor partido de la temporada. Se puede hablar mucho de su ataque, y que hizo la marca que nos dio la victoria (por cierto, pedazo try de equipo), pero me quedo con su agresividad y contundencia en defensa.
  15. Hugo: Partido muy sólido atrás. Sabía dónde tenía que estar en cada momento. Descarado en ataque y cumplidor en defensa. Su tranquilidad en momentos complicados toda una señal de madurez.
  16. Victor: Otro de estos jugadores que solo aprecian los entrenadores. Hace unas semanas le pedimos que volviera a ser el Victor de principio de temporada y jugó un partidazo. Entró por Devon para dar oxígeno a la delantera y efectivamente, jugó el Victor de principio de temporada. Su actuación se puede definir con tres palabras: Trabajo, trabajo, trabajo.
  17. Juan: Salió en los últimos minutos por el lesionado Lukas. Pudo dominar sus nervios y la clavó en sus pocas intervenciones tanto en defensa cómo en ataque. No te pongas tan nervioso chaval, que te sobra calidad!
  18. Nacho, Charly, Joan, Marcos, Oliver A y Nico: No tuvieron la oportunidad de entrar en el partido, pero su compromiso en el calentamiento y el apoyo a los compañeros durante el partido… ejemplar. El partido lo ganaron los 23!
  19. Por último, los que en mi opinión inclinaron la balanza a nuestro favor… LA GRADA! A los padres se sumaron jugadores del sub 14 y sub 18 para el gran evento. Es como si jugábamos con un jugador más. Lo digo con toda la sinceridad del mundo, no creo que hubiésemos ganado sin su apoyo incondicional, realmente espectacular! Tiene más mérito considerando que nuestro Senior jugaba su semi a pocos quilómetros y a la misma hora. Sólo daros las gracias.

Man-of-the-match: LA GRADA!

Ahora toca rebajar la euforia y volver a poner los pies a tierra, que hay que preparar el baile con la más fea. Si jugamos con el mismo compromiso y disciplina, todo es posible.

Visca R.C. Sitges!

David C.